CAPILLA CORPUS CHRISTI

MISION TERRITORIAL 2014
SEPA DEFENDER SU FE
ORACIONES
ACTIVIDADES CATEQUESIS FAMILIAR
INFORMACION DEL DIA
HISTORIA DE LA CAPILLA CORPUS CHRISTI
CONSEJO DE LA CAPILLA
SECRETARIA, MISAS, SACRAMENTOS
MOTIVACION A LA MISION
ANIMACION A LOS MISIONEROS
LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA COMO MISIONEROS
EL SEÑOR NOS INVITA A REMAR MAR ADENTRO Y A ECHAR LAS REDES EN EL CHILE DE HOY
MISION TERRITORIAL 2014




“Seguir a Jesús quiere decir aprender a
salir de nosotros mismos…; ser nosotros
los primeros en movernos hacia nuestros
hermanos y hermanas, especialmente los
que están más alejados, los olvidados, los
que están más necesitados de comprensión,
de consuelo y de ayuda”
Papa Francisco








La Misión Territorial se tomará durante el 2014 la vida pastoral de la arquidiócesis de Santiago. Niños, jóvenes y adultos están llamados a dar testimonio de su fe en medio de la ciudad.

Este año 2014 nos invita a "plasmar una cultura de Alianza en nuestro mundo" , nuestra Iglesia nos convoca en el contexto de la misión Continental a la Misión Territorial. Nuestra experiencia con las Familias, en las misiones en familia, son la antesala y la confirmación que desde la escuela de María en Cristo, en el encuentro, hacemos camino a la nueva evangelización. Que en los planes y programas que cada Familia se esta formulando en vista a nuestro ser apostólico, considere los itinerarios de nuestra Iglesia, a la que amamos y queremos servir.

  Guía Práctica

Contenido:

Introducción:El camino para que hagamos misionera nuestra parroquia.
1.- Misión “Ad Intra”: La Misión empieza por casa
2.- Pastoral Misionera: Ensanchando horizontes...
3.- Misión “Ad Extra”: Mas allá de las fronteras...

Introducción
El objetivo del presente subsidio es dar algunas ideas y orientaciones para llevar a cabo el proceso para que “hagamos misionera nuestra Parroquia”[1], conduciéndola hacia un estado de misión permanente. Está basado en el camino recorrido por algunas Parroquias de nuestra Arquidiócesis y de otras Diócesis de nuestro país. Se entiende que lo aquí propuesto no es el único camino, sino una propuesta que podrá ser asumida por las Parroquias, adaptándola a sus distintas
realidades y a los diversos grados de avance que ya hayan realizado en este sentido, o que podrá dar una idea para elaborar el propio camino que seguirá la Parroquia. Hay Parroquias que ya llevan recorrida buena parte de este camino, por lo que tal vez algunos pasos ya hayan sido dados y deban ser obviados.

El Camino para que “hagamos misionera nuestra Parroquia”
Leemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles que, cuando Jesucristo realizó
el Mandato Misionero, les trazó un itinerario gradual en tres pasos: “Serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta los confines de la
tierra” (He 1,8)

El programa comprendía tres momentos:

1. Aquí: En Jerusalén
2. Allí: En Judea y Samaría
3. Allá: Hasta los confines de la tierra

No los lanzó de golpe hasta los confines del mundo, sino que les propuso comenzar con un horizonte concreto y limitado, para irlo ampliando poco a poco hasta llegar a la total apertura universal.

De la misma manera, el camino misionero de la Parroquia, puede ser planteado siguiendo un esquema similar, comenzando por “aquí” en la Parroquia, siguiendo “allí” ensanchando un poco el horizonte para ir abriendo la mirada hacia la misión universal, para terminar “allá” lanzándose a la misión más allá de las fronteras. Los tres “escalones” de este camino en pasos sucesivos (aunque no
estrictamente secuenciales) serían los siguientes:

1.- Misión “Ad Intra”: La Misión empieza por casa
“Cada Parroquia ha de renovarse en orden a aprovechar la totalidad de sus potencialidades pastorales para llegar efectivamente a cuantos le están encomendados. Con sus organismos e instituciones, ha de asumir decididamente un estado de misión permanente, en primer lugar dentro de su propio territorio, dado que la parroquia es para todos los que integran su jurisdicción, tanto para los ya bautizados, como para los que todavía ignoran a Jesucristo, lo rechazan o prescinden de El en sus vidas” (NMA 72) [2]

El primer paso para que “Hagamos misionera nuestra Parroquia”, es comprender que
“La misión empieza por casa”, como lo afirma Pablo VI: “Evangelizadora, la Iglesia comienza por evangelizarse a sí misma” (EN 15)[3]. Pero esto no implica necesariamente la organización de una “Gran Misión” que conlleve un esfuerzo desgastador que a la larga se termine abandonando, sino de asumir un estilo pastoral de evangelización continua, que el documento de la Conferencia
Episcopal Argentina, “Navega Mar Adentro” define como “estado de misión permanente” (NMA 72). Aquí también habrá una serie de pasos sucesivos a dar:

1.1. Formación de los agentes evangelizadores
1.2. Conocimiento de la Jurisdicción Parroquial
1.3. Comienzo de la Evangelización
1.4. Misión Permanente

1.1.- Formación de los agentes evangelizadores:

Para llevar adelante esta acción
evangelizadora, la parroquia debe “aprovechar la totalidad de sus
potencialidades pastorales” y realizarla “con sus organismos e instituciones” (NMA 72).
Podrá conformarse inicialmente un equipo de misioneros parroquiales con aquellos agentes pastorales con más condiciones e inquietudes misioneras, pero entendiendo que con el tiempo, esta responsabilidad deberá extenderse a toda la comunidad. Así lo afirma Juan Pablo II en Novo Millennio Ineunte: esta acción misionera “no podrá ser delegada a unos pocos especialistas, sino que acabará por implicar la responsabilidad de todos los miembros del Pueblo de Dios
(...) Es necesario un nuevo impulso apostólico que sea vivido, como compromiso
cotidiano de las comunidades y de los grupos cristianos” (NMI 40)[4]. Por supuesto, cada comunidad, grupo, movimiento o asociación de la Parroquia, participará de esta misión permanente de acuerdo a sus carismas particulares.
Esto es: el Grupo de Oración no tiene necesariamente que salir a “tocar puertas”
si no es parte de su carisma, pero sí participará de la misión orando por la
misma.
Pero para ello, estos agentes pastorales deberán formarse adecuadamente, en los
aspectos doctrinales, de espiritualidad y didácticos. Así lo entendían las
Líneas Pastorales para la Nueva Evangelización de 1990: “Para potenciar el
protagonismo de los laicos en la evangelización, se reclama una formación
profunda, completa y actualizada” (LPNE 3) [5]
A tal efecto, cada Parroquia puede organizar esta formación utilizando recursos propios (agentes pastorales formados en este sentido) o participando de instancias formativas (cursos, talleres, etc.) ofrecidos por otros organismos e
instituciones de la Arquidiócesis que brindan este servicio. Como materiales a
utilizar para esta formación, pueden mencionarse los documentos misioneros del
magisterio de la Iglesia: Decreto Conciliar “Ad Gentes”, Exhortación Apostólica Post Sinodal “Evangelii Nuntiandi”, Carta Encíclica “Redemptoris Missio”, el Instrumento Preparatorio del 3º Congreso Misionero de Salta y la cartilla:
“Hagamos misionera nuestra Parroquia. Parte III: Formación de los Misioneros”

1.2.- Conocimiento de la Jurisdicción Parroquial:

Entendiendo que “la parroquia es para todos los que integran su jurisdicción, tanto para los ya bautizados, como para los que todavía ignoran a Jesucristo, lo rechazan o prescinden de El en sus vidas” (NMA 72), “la Iglesia no debe quedarse tranquila con los que la aceptan y siguen con mayor facilidad”. Por ello, “sin descuidar la atención de los cercanos, debe salir al encuentro de los que están alejados” (SD 131) [6].
“No podemos contentarnos con esperar a los que vienen (...) Por lo tanto,
imitando al buen Pastor que fue a buscar a la oveja perdida, una comunidad
evangelizadora se siente movida continuamente a expandir su presencia misionera en todo el territorio confiado a su cuidado pastoral” (NMA 93b)

Pero para poder planificar una acción evangelizadora efectiva para todos los que
integran la jurisdicción parroquial, es preciso, primero, conocer a todas las
familias que viven en ella. “Mis ovejas conocen mi voz, yo las conozco y ellas
me siguen” (Jn 10,27). La mejor manera de realizar esto, es mediante un censo
parroquial con el objetivo de obtener información acerca de las familias que
viven en la jurisdicción, principalmente en cuanto a su situación social,
religiosa, necesidades pastorales, etc.

Lo primero que debería conseguirse es un plano general de la zona, donde figuren
los nombres de todas las calles y marcar en el mismo la jurisdicción de la
Parroquia. Conviene dividir la jurisdicción en zonas o sectores (numerando
cada una de ellas), para una mejor organización de la acción evangelizadora[7].
Dependiendo de la extensión del territorio y la cantidad de agentes pastorales,
podrá optarse por una de las siguientes alternativas:
 
  • Abocar todos los agentes pastorales a un sector y una vez concluido el censo en este sector, pasar al siguiente, y así sucesivamente hasta completar toda la extensión de la parroquia
  •  
  • Distribuir los sectores entre los distintos grupos, asociaciones y
    movimientos de la Parroquia, o entre los equipos que se conformen para tal fin,
    y realizar el censo de manera conjunta en todos los sectores.
  • U otra modalidad que se adapte mejor a la parroquia.

Para una mejor organización, conviene habilitar un fichero en la Parroquia en el cual se registrarán, en fichas separadas, los datos de importancia de cada
familia. Algunos datos que conviene registrar son: Nombre de la familia,
religión/creencia del grupo familiar, integrantes (nombres, edades, situación
sacramental, etc.), realidad económica, situaciones particulares (enfermos,
etc.). El hecho de registrar en fichas separadas, permitirá la actualización de
estos registros en momentos posteriores.

Conviene también que se aproveche esta visita para llevar a las familias una
carta del Párroco, en la cual, además de hacer llegar su saludo fraterno, se
explicará el motivo de la visita y el por qué del censo, invitando a la familia
a acercarse a la Parroquia[8].

1.3.- Comienzo de la Evangelización:

Una vez conocida la realidad pastoral de la Parroquia, se pueden planificar acciones evangelizadoras adaptadas a las
necesidades de cada uno de sus destinatarios. En este sentido se distinguirán tres situaciones bien diferenciadas de los destinatarios de la evangelización:

  • En primer lugar, viven en la jurisdicción parroquial, personas que aún no conocen el nombre de Jesús. Por ello la acción evangelizadora no se limita a revitalizar la fe de los creyentes rutinarios, sino que “busca también anunciar a Cristo a todos aquellos que no lo conocen” (cfr EA 71) [9] dirigiendo hacia ellos acciones concretas de primera evangelización (cfr RMi 33a)[10]. A ellos es preciso “predicarles en forma viva y alegre, el kerigma” (SD 131) [11].
  • En segundo lugar, una importante parte de las personas que viven en la
    jurisdicción parroquial, “aún siendo bautizados, han perdido el sentido vivo de
    la fe o incluso no se reconocen ya como miembros de la Iglesia, llevando una
    existencia alejada de Cristo y de su Evangelio” (RMi 33b). A ellos también es
    preciso predicarles el kerigma, invitándolos a una renovación de su fe y a un encuentro profundo y verdadero con Jesucristo, facilitando su integración a la
    comunidad parroquial. Esto es lo que se conoce como nueva evangelización[12].
  • En tercer lugar, están los cristianos que viven activamente su fe y
    participan de la vida parroquial. Con ellos, es preciso mantener un contacto
    permanente, ayudándolos a perseverar y crecer en la fe, especialmente a los
    enfermos, a los ancianos y a todos aquellos que, por alguna razón se
    encuentran impedidos de participar activamente de las actividades
    parroquiales. A ellos también se dirigirá la acción de Pastoral Misionera,
    descripta más adelante en el paso 2.

1.4.- Misión Permanente:

Con el tiempo, este contacto con las familias de la Parroquia mediante las visitas, debe volverse una realidad cotidiana, en lo que se llama “estado de misión permanente”. Por supuesto que llegar a este estado demandará un tiempo considerable, durante el cual, el número de agentes evangelizadores deberá incrementarse para llegar a ser suficiente para cubrir toda la extensión de la Parroquia. Hasta llegar a este punto, posiblemente se habrán experimentado con diversas formas de sectorización de la jurisdicción parroquial, y con diversas formas de distribución de las mismas entre los agentes pastorales. Aquí también son válidas distintas formas de organización:

  • Algunas Parroquias , cuando han encontrado la forma de división en sectores que más conviene a su jurisdicción, asignan los sectores a los distintos grupos, movimientos, apostolados o comunidades eclesiales que funcionan en la misma. Claro está, que no necesariamente todas las comunidades de la Parroquia
    realizan este trabajo de visitas, sino tan sólo aquellos que su carisma así lo contempla. Por ejemplo, comunidades tales como Grupos de Oración, pueden considerar que su carisma no incluye el “salir” a predicar, sino el apoyar la predicación de los demás con la oración, lo cual es totalmente válido. Lo importante es que todas las comunidades que integran la Parroquia cooperen de una manera u otra con la misión permanente, ya sea con la acción misionera específica, o mediante la cooperación espiritual o material, o colaborando en la formación u otras formas de animación misionera.
  • Otras Parroquias, constituyen un “equipo misionero permanente” conformado por personas de diversas comunidades de la misma, que sin dejar de pertenecer a
    sus comunidades, asumen el compromiso concreto de la visita permanente a las
    familias de la jurisdicción.


Para mantener el estado de misión permanente, es de gran importancia la
realización de visitas a lo largo de todo el año, acompañando los ciclos del año
litúrgico, e intensificando las visitas en momentos determinados del año, como
ser Cuaresma, Adviento, la preparación de la Fiesta Patronal de la Parroquia,
etc. Estas visitas periódicas, permiten establecer y mantener un nexo entre los
distintos apostolados de la Parroquia y la Comunidad, puesto que al estar en
contacto directo con la gente (sobre todo con la que no “viene” al templo)
podrán detectar necesidades de las familias que serán luego derivadas a los
demás grupos y apostolados, según su carisma: por ejemplo detectarán enfermos
que luego serán visitados por la Legión de María, Ministros de la Eucaristía o
Pastoral de la Salud, necesidades sacramentales que serán atendidas por los
catequistas, necesidades materiales que serán atendidos por Cáritas o Pastoral
Social, etc.
El cometido principal de esta tarea misionera, no es crear una dependencia
"subsidiaria" de los fieles con respecto a la Parroquia, de manera tal que se
acostumbren a ser visitados por la "gente de la parroquia", sino motivarlas
permanentemente a integrarse activamente al apostolado y a la misión de la misma
y a asumir un compromiso misionero concreto en la Iglesia. De esta manera,
formar pequeñas comunidades de familias generalmente del mismo vecindario donde
tenga lugar un encuentro humano interpersonal para que sus integrantes se
sientan hermanos amados, tenidos en cuenta, creciendo en la fe, dando testimonio
de Cristo Resucitado. Así, la Parroquia se descentraliza, porque ya no es el
pueblo el que viene al templo, sino la Iglesia misma que va al pueblo y “que se
encuentra entre las casas de los hombres”.... (SF 58)

Otra expresión de la misión permanente, consiste en “aprovechar los momentos de
contacto que los bautizados mantienen con la Iglesia, tales como el bautismo de
sus hijos, la primera comunión, la confirmación, la enfermedad, el matrimonio,
las exequias, para descubrirles la novedad siempre actual de Jesucristo” (SD
131).

Además, suele ser recomendable que cada cierto tiempo se realicen actividades
extraordinarias de misión, con visitas intensivas, convocatorias masivas,
misiones populares, retiros de evangelización, etc.


2.- Pastoral Misionera: Ensanchando horizontes...

Ya sea después de haber completado el paso anterior, o en paralelo, puede
avanzarse en la Pastoral Misionera, que busca interesar a los bautizados en la
misión y motivarlos a participar o colaborar con ella. La acción de la Pastoral Misionera no se dirige a los no creyentes ni a los cristianos alejados, sino a los cristianos que participan de la vida comunitaria parroquial. Esto se realiza mediante las siguientes acciones:

2.1. Animación Misionera
2.2. Cooperación Misionera
2.3. Formación Misionera
2.4. Comunión y Organización Misioneras

2.1.- Animación Misionera:

Procura suscitar, avivar y sostener el espíritu misionero universal de todos los bautizados, de manera que se interesen por las misiones y nazcan así vocaciones misioneras, o cooperen con ellas. Algunas
ideas para realizar la animación misionera son las siguientes:


  • Organizar encuentros, charlas, jornadas y exposiciones misioneras en
    la Parroquia, en los cuales se informe acerca de la vocación misionera, y de las
    distintas formas en las que se puede cooperar con las misiones.
  • Mantener en la Parroquia una cartelera misionera, a través de las
    cuales se informe de las necesidades de evangelización y las actividades de los
    misioneros en todo el mundo.
  • Dar testimonio ante la comunidad acerca de las experiencias misioneras
    desarrolladas por la Parroquia.
  • Organizar actividades especiales como Horas Santas misioneras ante el Santísimo Sacramento, Celebraciones con tinte misionero, Rosarios Misioneros,
    etc.
  • Fomentar el rezo del Rosario Misionero.
  • Difundir materiales y revistas misioneras.
  • Animar a la comunidad durante el Octubre Misionero, y especialmente en
    la DoMund (Jornada Mundial de las Misiones, que se lleva a cabo el 2º domingo de
    Octubre), promoviendo la Colecta Misionera.
  • Mantener correspondencia con algún misionero que esté en tierras lejanas, especialmente con los de nuestra Arquidiócesis.
  • Fomentar e incentivar las vocaciones misioneras que pudieran surgir en
    la propia comunidad.


2.2.- Cooperación Misionera:

Es el servicio mediante el cual, todos, aún cuando su situación de vida no les permita realizar una actividad misionera específica, pueden colaborar con ésta, desde su propio lugar. La cooperación misionera permite que todos los miembros de la Parroquia participen y colaboren activamente con la misión universal de la Iglesia. Esta cooperación misionera se realiza de dos maneras:

  • Cooperación Espiritual: la oración y el sacrificio ofrecido por los misioneros, son el motor de la misión y la fuente de gracias y fuerza para los misioneros. Si bien todo el pueblo de Dios está llamado a la cooperación espiritual, éste puede ser el campo específico misionero para los Grupos de Oración, y para los enfermos y ancianos. Para estos últimos, existe un apostolado específico que es el de Enfermos y Ancianos Misioneros, que busca motivar a los enfermos y ancianos a hacerse protagonistas de la misión mediante el ofrecimiento de sus sacrificios y su oración. A este apostolado están llamados principalmente los ministros de la Eucaristía, legionarios de María, agentes de Pastoral de la Salud, etc. [13]
  • Cooperación Material: la colaboración con dinero u otros bienes, constituye un
    aporte fundamental para el sostenimiento de las misiones y los misioneros.
    Ocasión especial para fomentar la cooperación misionera son: la Jornada
    Mundial de las Misiones, ya mencionada anteriormente, en la cual todas las
    Parroquias están invitadas a ofrecer la colecta de las misas dominicales a
    favor de las misiones, y la Colecta Pro Afris que se realiza el 6 de enero.
    También se puede promover la cooperación material invitando a los fieles a
    colaborar con dinero, mercaderías u otros bienes, para las actividades
    misioneras que organiza la parroquia o los grupos misioneros.


2.3.- Formación Misionera:

Otro servicio de la Pastoral Misionera, consiste en la formación permanente de los agentes evangelizadores. Para ello pueden
organizarse cursos, talleres, charlas formativas, etc. Existe para esta
formación, abundante material específico de formación misionera.

2.4.- Comunión y Organización Misioneras:

Favorece que todas las personas que
estén particularmente interesadas en una acción misionera más comprometida, se
asocien en grupos o comunidades específicamente misioneras. Algunas de las
posibilidades de organización misionera son:

  • Infancia y Adolescencia Misionera: Conforman grupos de niños (4 a 11 años) y
    de adolescentes (12 a 17 años) en los que se los forma y anima misioneramente y se les brinda la oportunidad de realizar un servicio misionero. Normalmente se conforman en Parroquias o Escuelas.
  • Grupos Misioneros: Son grupos de jóvenes y/o adultos, que realizan una
    actividad misionera concreta “más allá de las fronteras” de su parroquia y/o de su Iglesia Particular.
  • Familias Misioneras: Conforman grupos de matrimonios que procuran vivir en
    comunidad la vocación misionera de la familia y buscan realizar un servicio
    misionero concreto.
  • Enfermos y Ancianos Misioneros: También los enfermos y ancianos que están
    limitados por su enfermedad, pueden participar de la misión de la Iglesia
    mediante la cooperación Misionera. En varias Parroquias, existen servidores que animan a los enfermos y ancianos (visitándolos periódicamente) a orar y ofrecer sus sacrificios por las misiones y los misioneros.
  • Grupos de Oración por las Misiones: Son grupos con el carisma de la oración,
    que dedican su oración específicamente a pedir por las misiones, por los
    misioneros, y por la conversión de los no cristianos.
  • Obra San Pedro Apóstol: Busca sensibilizar al pueblo cristiano sobre el
    problema de la formación del clero local en las “Iglesias jóvenes”. Realiza una obra de información y sensibilización al respecto, que se traduce en la recaudación de fondos para apoyar la formación de seminaristas y religiosos en tierras de misión, mediante la colaboración de los fieles a través de becas, “padrinazgos” u otros medios.

El órgano por excelencia de comunión y organización misionera en la Parroquia es el Equipo Parroquial de Misiones, cuyas funciones y actividades se describieron ampliamente en el folleto “Hagamos misionera nuestra Parroquia. Parte I: La Pastoral Misionera en la parroquia”

3.- Misión “Ad Extra”: Mas allá de las fronteras....

“Tengo además otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también
conducir; ellas oirán mi voz y así habrá un solo rebaño y un solo Pastor” (Jn
10,16). Una Parroquia Misionera sabe que ha sido enviada a anunciar la Buena Noticia
“por todo el mundo” (Mc 16,15), “a todos los pueblos” (Mt 28,19), “hasta los confines de la tierra” (He 1,8). Esto implica que no debe encerrarse en los límites parroquiales, sino que está llamada a “ir más allá de sus propias fronteras”. En este sentido, llegará un momento en que la Parroquia trascenderá sus propias fronteras para prestar un servicio evangelizador a otras comunidades
más necesitadas. Esto puede hacerse de diversas maneras (no son pasos
secuenciales):

3.1.Colaboración con otras Parroquias en su proceso de “hacerse misioneras”:
No todas las Parroquias avanzan al mismo ritmo en su organización misionera.
Aquellas parroquias que ya tienen un camino misionero recorrido, están llamadas
a apoyar a otras a realizarlo, comenzando por otras parroquias del mismo
decanato.

3.2.- Actividades Misioneras “más allá de las fronteras” parroquiales: Esto lo
realizan mediante el envío de Grupos Misioneros que desarrollan sus actividades
en otras jurisdicciones parroquiales más necesitadas, dentro de la misma
Arquidiócesis o fuera de ella.

3.3.- Envío de Misioneros Ad Gentes: En este sentido, la IV Conferencia General
del Episcopado Latinoamericano reunida en Santo Domingo, indicó entre sus líneas
Pastorales, que la Iglesia Particular debe “Asumir con valentía el envío
misionero, ya de sacerdotes como de religiosos y laicos. Coordinar los recursos
humanos y materiales que favorezcan los procesos de formación, envío,
acompañamiento y reinserción de los misioneros” (SD 128)


MISION TERRITORIAL 2014SEPA DEFENDER SU FEORACIONESACTIVIDADES CATEQUESIS FAMILIARINFORMACION DEL DIAHISTORIA DE LA CAPILLA CORPUS CHRISTICONSEJO DE LA CAPILLASECRETARIA, MISAS, SACRAMENTOS